divendres, 26 d’octubre de 2012

Arguments en contra de la independència

Cada vegada que es pronuncia algun argument en contra de la independència, els partidaris d’aquesta opció política critiquen la persona que l’ha proferit acusant-la de que “ens volen fer por”. Així és com reaccionen davant dels possibles problemes que podria tenir una Catalunya independent. El cas és, però, que molts d’aquests arguments tenen una base sòlida i que els haurien de refutar no amb demagògia barata, sino amb contraarguments i dades.

Per exemple, el president Mas va dir que fer servir “allò de les pensions” és immoral. “Allò de les pensions” és un argument en contra de la independència que sosté que, en una Catalunya independent, no es podrien mantenir les pensions. I el fet és que, segons dades de la pròpia seguretat social, Catalunya va rebre, l’any 2010 més diners de la Seguretat Social dels que n’havia aportat. Ja ho sabem que les pensions es paguen amb el que els treballadors aporten a la Seguretat Social. El que cal explicar és si les cotitzacions dels treballadors catalans seran suficients. Per les dades existents, sembla que és possible que no. Evidentment, seria totalment possible mantenir-les i, fins i tot, incrementar-les. Però descomptant diners d’altres sectors. No seria gratuït.
D’altra banda, sembla ser que la nova Catalunya independent no tindria exèrcit i, per tant, hauria o bé de crear-ne un, o bé de “contractar” l’exèrcit d’un altre estat. Caldria que els independentistes informessin del cost real d’ambdues opcions. Més que res, perquè caldria descomptar-ho dels milions que es diu que Espanya roba cada any a Catalunya, la qual en disposaria en una hipotètica independència.
També caldria seguir parlant de les balances fiscals. Per què, quan es van publicar, la Generalitat només en va ensenyar unes de les diverses que hi havien, en les quals el dèficit de Catalunya variava? Certament, no totes les balances fiscals mostren una Catalunya tan maltractada econòmicament. I què hi ha de l’informe que diu que l’any 2009 Catalunya no va tenir dèficit fiscal, sino superàvit? Per què no se’n parla, d’això?
I els gastos que haurien de realitzar-se per a acabar de crear les estructures d’estat? Dos economistes van analitzar-los al programa “El gran debate”, i ambdós van coincidir en que la independència de Catalunya seria dolenta per Espanya, però també per Catalunya, degut a aquests nous gastos que substituirien als gastos que ara té Catalunya amb les comunitats autònomes més pobres. Encara no he escoltat ni llegit una refutació d’aquests arguments. Senzillament, no se’n parla.
I de la qüestió de la Unió Europea? Alguns independentistes (entre ells, Jordi Pujol) han assegurat que Catalunya es quedaria fora de la Unió Europea en cas que s’independitzés. Molts d’altres expressen els seus dubtes. I, fins i tot, un estudi del Cercle d’Estudis sobiranistes afirma que hi ha un buit legal i que caldria inventar-se mecanismes amb el dret consuetudinari per a que Catalunya seguís formant part de la UE. Sembla que no està gaire clar que Catalunya segueixi dins la UE. Però, al mateix temps, la majoria d’independentistes (Mas entre ells) afirma que Catalunya necessita estar dins la UE per a sobreviure en una hipotètica independència. Potser caldria parlar-ne més rigorosament, no? Ja que les conseqüències de no formar part de la UE, segons sembla, serien desastroses, ja que els productes catalans perdrien molta competitivitat degut als aranzels i, per tant, vendriem molt menys, amb la conseqüent minva de la nostra riquesa.

Què passarà amb les inversions d’infraestructures que ara està pagant l’estat? Òbviament, hauria de passar a pagar-ho tot el nou estat català. Quin cost tindria? Cal saber-ho. I les forces de seguretat? Ens quedariem només amb els mossos que hi ha ara? Tenint en compte que la Policia Nacional i la Guàrdia Civil desapareixerien, caldria augmentar el nombre d’agents. I tot això són diners. Quant costaria?
Tenint en compte que, lamentablement, en el context econòmic actual, depenem dels mercats i els inversors, què n’opinen ells? Quantes empreses marxarien de Catalunya? Si no es vol canviar de sistema econòmic, tot això és important. Alguns empresaris ja han dit que marxarien, i els que han recolzat públicament la independència són una minoria. No sabem la possible reacció de l’empresariat, i és molt important a l’hora de preveure quins ingressos pot tenir el nou estat català independent.


I amb les ajudes agràries que Catalunya rep de la UE? Catalunya té un nivell de vida per sobre de la mitjana de la UE europea i, per tant, ja no rebria aquestes ajudes. Ara les rep perquè l’estat espanyol, en conjunt, té un nivell de vida inferior a la mitjana de la UE. I aquestes ajudes les rep l’estat espanyol que, al seu torn, les remet a Catalunya. Si Catalunya s’independitza, deixa de rebre aquestes ajudes, segurament. En aquest cas, cal que els independentistes ens expliquin quin cost suposaria per a l’erari públic.

També caldria parar atenció més a bastament sobre els motius que han portat a aquesta situació. Diuen que Espanya ens roba perquè aportem més diners dels que rebem a l’Estat. Quelcom totalment normal, tenint en compte que som una de les CCAA més riques i que Catalunya, històricament, ha progressat moltíssims en la seva economia i indústria justament en les èpoques de més centralització de l’Estat (segle XVIII, just després de la Guerra de Successió i els anys 60 amb el franquisme). Potser els catalans no tenim tot el que tenim només degut a la nostra disciplina en el treball, i la resta d’Espanya (Estat inclòs) han tingut quelcom a veure en el nostre progrés econòmic.

Potser caldria explicar les penúries econòmiques de Catalunya no només en raó del que aporta a l’estat, sino també en el fet que la casta política catalana és de les més nombroses i la més ben pagada de tota Espanya. En que els casos de corrupció política a Catalunya han estat tant o més perniciosos per les arques públiques que a la resta de l’estat. En la immensa quantitat de diners que la Generalitat destina a polítiques identitàries (no es podria retallar això en comptes de la sanitat). En la duplicació absurda d’institucions, com ara el Síndic de Greuges o el Servei Meteorològic Català, que ja tenien el seu homòleg a nivell estatal però que a la Generalitat li va semblar millor duplicar-ne el servei (i, per tant, també el gast). O del manteniment de les “ambaixades” catalanes, que realitzen activitats que es podrien realitzar a través de les ambaixades espanyoles. O del frau fiscal, endèmic a tota Espanya (i Catalunya no n’és una excepció).

I els agravis identitaris? Jo no nego que l’estat espanyol, en alguns moments de llur història, ha tingut governants anticatalanistes. Ara bé, Espanya no és cap dels seus governants, i també hi ha hagut moltíssims espanyols no catalans que han respectat i recolzat Catalunya, per exemple amb el Manifiesto en defenesa de la lengua catalana durant la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Però, en tot cas, estem a la època post-transició, i en tots aquests anys l’estat espanyol no ha fet absolutament res en contra de la llengua catalana. A no ser que interpretem la defensa dels drets dels castellanoparlants com un atac al català, la qual cosa em sembla bastant delirant. L’estat espanyol només s’ha preocupat que els castellanoparlants puguin tenir una vida lingüística el més plena possible a Catalunya en llur llengua materna. I hi tenen tot el seu dret. Es qüestiona la immersió lingüística únicament en tant que vulnera aquest dret fonamental. Quins altres “atacs” ha rebut el català en els últims 30 anys? De fet, l’Instituto Cervantes dóna classes de català a l’estranger. No deu menysprear tant el català un estat que inverteix diners públics en ensenyar-lo a altres països.

Totes aquestes qüestions cal posar-les sobre la taula abans de realitzar una consulta. Hi ha moltes veus (moltes d’elles catalanes) que parlen en contra de la independència de Catalunya. I com que Catalunya som tots, nosaltres també hem de ser escoltats i inclosos en el debat. I que ningú em digui que vull fer por a ningú. Sóc català i estimo Catalunya tant com qualsevol independentista i el meu objectiu no és aterroritzar els meus conciutadans, sino exposar arguments i relfexions de cara a una possible consulta.

Nietzsche o la consecuencia del ateismo

El ateismo está en boga hoy en día. Católicos y ateos convivimos en un ambiente de relativo respeto y tolerancia, aunque no son pocas las pequeñas burlas o descalificaciones que desde el ateísmo se dirigen hacia la religión. Los ateos, medio respaldados por la ciencia, encuentran gracioso el hecho de la Fe (es decir, creer en lo que no puede verse). Los ateos nos dicen que la Religión es algo anacrónico y sin sentido (refiriéndose, muy especialmente, al catolicismo).
Ahora bien, es curioso como, en la misma (u otra) discusión, muestran unos valores morales que son total y absolutamente cristianos: libertad, igualdad, solidaridad, cooperación, altruismo… Los ateos, ante la evidencia de que estos son los valores que Cristo predicó (es decir, son los valores emanados de Dios y, por lo tanto, defendidos a ultranza por el catolicismo), nos dicen que no es que sean valores católicos, sino que son valores universales1. Tal vez deberían reflexionar por qué a los ateos del siglo XXI les parecen tan universales esos valores, así como también deberían reflexionar sobre cómo fue posible que se predicaran en una sociedad esclavista y altamente jerarquizada como lo fue la Antigua Roma (donde cuando se hablaba de democracia sólo se hacía referencia a varones no esclavos y nacidos en la urbe).

Quisiera aquí sacar a colación a ese gran filósofo que fue Nietzsche. Según el pensador alemán (y pensaba muy acertadamente), en el momento en que eliminamos a Dios (él decía “matar a Dios”), ya no hay valores universales. Si el ateísmo tiene razón y Dios no existe, todo valor moral pasa a ser, automáticamente, relativo. Decía Nietzsche que los valores cristianos (la “moral de esclavos”) sólo eran válidos para los débiles: son éstos los interesados en que todo el mundo sea altruista y solidario. En cambio, para los poderosos, lo bueno es el egoísmo. Pues bien, señores ateos: si no hay Dios, no podéis decir que los valores morales como la solidaridad o la igualdad son universales. Son buenos para vosotros, pero para otros no tienen por qué serlo. Por poner un ejemplo extremo: si no hay Dios, un demócrata no tiene más autoridad moral que un nazi. ¿Por qué? Pues porque los valores de igualdad y solidaridad, así como el valor intrínseco del ser humano, dejan de ser absolutos. Es lo que tiene el relativismo, señores.
En efecto, Nietzsche (o sea, su filosofía) es la consecuencia necesaria del ateismo: el relativismo absoluto, la eliminación de toda norma universal, de todo valor absoluto. Si no aceptamos que el ser humano fue creado por gracia de Dios, y hecho a imagen y semejanza suya…¿qué argumento a favor hay de que el ser humano tiene más derecho a vivir que cualquier otro animal? Si no hay una Verdad o un Bien absolutos y válidos en sí mismos….¿por qué no puede tener razón alguien que afirme que no todos los hombres somos iguales, y que los inferiores deben ser eliminados? ¿Por qué es mejor ser altruista que egoista? Total, son solamente dos puntos de vista, y la verdad depende de la visión de cada uno.
Si no hay Dios, solamente hay convenciones humanas. Y la Igualdad y la Solidaridad no son más que valores convencionales (en el sentido más literal de la palabra).
Resumiendo: el ateísmo lleva al relativismo absoluto, y éste jamás podrá discernir de manera absoluta qué está bien y qué está mal. Nietzsche ha sido el único anticristiano sincero que no tuvo miedo de aceptar las consecuencias lógicas y necesarias de su ateísmo: la desaparición de la frontera entre el bien y el mal y, por lo tanto, la desaparición de ambos. Nietzsche, que tanto odió y combatió al cristianismo, puede ser una gran arma que el catolicismo puede utilizar en la batalla verbal contra el ateísmo, pues demuestra que éste no puede afirmar absolutamente el Bien ni refutar totalmente el Mal, puesto que los relativiza. Pero, en cambio, todos sabemos que cuando vemos a un necesitado, hay que ayudarle, y condenaremos a quien no lo haga habiendo podido hacerlo. Pues bien, si esto es así, es porque hay unos valores absolutos. Y si hay valores absolutos (es decir, buenos en sí mismos), es porque hay una bondad universal y eterna. Y solamente un ente eterno puede ser la causa de una bondad eterna. Y únicamente hay un ente que es eterno.

1Curiosamente”, católico viene de la palabra griega katholikós, que significa universal, que comprende todo

Espanya i Amèrica



VERSIÓN EN CASTELLANO, AL FINAL 

ESPANYA I AMÈRICA

Per tal que una nació consegueixi obrir-se pas en els incerts camins del futur ha de ser plenament conscient de si mateixa i acceptar-se. Acceptar-se amb llurs encerts i també amb llurs errors. Amb llurs glòries i misèries; amb llurs gestes i llurs crims. Ha d’estudiar-se, comprendre’s, acceptar-se. Enorgullir-se dels seus encerts i aprendre dels seus erros. Això és quelcom que no fem els espanyols. Ni aprenem dels nostres errors ni ens enorgullim dels nostres encerts. I el pitjor de tot és que ni tan sols coneixem dels nostres encerts. Estic parlant, molt concretament, de l’acció d’Espanya en el descobriment i colonització d’Amèrica. Normalment es presenta aquesta qüestió als espanyols com una mostra de la mala voluntat històrica d’Espanya, com un crim, un genocidi, una espècie de precursor de les matances dels armenis i de l’Holocaust nazi. Així, els espanyols creuen que durant els segles XV-XVIII, Espanya fou una potència tirànica que aniquilà els indígenes cruelment per assentar llur domini polític, econòmic i religiós en l’anomenat Nou Món. I que hi va haver excessos, crims, injusítices i matances és quelcom innegable. Ara bé, quan diem que Espanya va cometre un genocidi…a què ens referim? Porque Espanya no pot fer res sense els espanyols concrets. I quins espanyols concrets cometeren el genocidi? Tots? Alguns? Es comportaren igual els conquistadors i l’Església? Què va fer la Monarquia?

Vagi per endavant que esperem no ferir cap sensibilitat. Hi ha molts hispanoamericans que potser consideraran que aquest article pretén disculpar els danys que es van infligir als seus avantpassats. Però cal tenir clar que al parlar dels indígenes no es parla dels avantpassats dels hispanoamericans actuals. Els hispanoamericans actuals són els resultat de la barreja dels indígenes amb els espanyols. Barreja en la qual hi hagué excessos, si, i cal dir-ho. Va haver-hi violència, excessos i matances en la colonització espanyola a Amèrica. Però un hispanoamericà actual no hauria de sentir rencor cap Espanya per allò, de la mateixa manera que els espanyols actuals no hem de sentir rencor cap a l’Imperi Romà, ja que som el resultat tant dels íbers com dels conqueridors romans i, per tant, el nostre punt de partida és Hispània i els romans hispans, no els indígenes de la península prerromànica. “La primera unitat humana d’Espanya és conseqûència de la seva romanització” [1].
 Tot i així, volem remarcar la nostra intenció de no ferir cap sensibilitat i, un cop més, recordar tots els crims que alguns espanyols cometeren durant la conquesta d’Amèrica. Això si, cal esmentar també que la gran mortandat que hi hagué durant la conquesta no fou només degut a la ferocitat dels conqueridors (que mai pretengueren exterminar cap raça ni poble), sino també (i sobretot) a les malalties europees pels quals els cossos dels indígenes, lamentablement, no estaven preparats. Els espanyols mai haurien pogut causar totes les morts que la Llegenda Negra els imputa. “Creo que luego de cien años hemos podido ya elaborar aquel trauma i olvidar-nos de “descubrimientos” –y de “genocidios” complementarios – para pasar a comprendernos, unos y otros [españoles e iberoamericanos], como artífices del último y dramático reconocimiento que comportó también el encubrimiento “heisenberguiano” de un continente” [2]. Ara bé, cal analitzar també les accions de les altres institucions, a més dels conqueridors, que participaren en la colonització: l’Església i la Monarquia[3]. “Des del principi la Corona és consistent, si no sempre previsora i intel·ligent, en llur lluita contra l’esclavització, expoliació o explotació dels indígenes per part de la “societat civil”, primer dels conqueridors i després dels senyors i encomeners (…). Fins i tot quan la incipient revolució industrial anirà mostrant totes les ventatges econòmiques de “la mà” sobre l’home, els reis seguiran optant per tenir súbdits lliures i no només mà d’obra barata”[4]. La conquesta es trocà en evangelització, i els valors cristians profundament arraigats a la Corona feren que es consideressin els indígenes com iguals a la resta de vasalls. Inclús hi van haver molts espanyols que es deixaren seduir per les cultures indígenes. Per no parlar de la defensa d’algunes de llurs institucions per part de la Monarquia i l’Església. “[Desde 1510] se desarrolla una legislación y una administración que va mucho más allá –a veces incluso en contra- de les intereses de la corona, en favor de los intereses indígenas. (…). Con razón ha podido señalarse [a España] como el único poder colonial que sintió un grave problema de conciencia, y se planteó los problemas conceptuales, jurídicos y teológicos que presentaba la conquista. Caso único –señalan L Hanke e I L Aguirre- de una gran potencia colonial que consagrará gran parte del esfuerzo intelectual de sus hombres (…) [a] defender (de sus propios súbditos) a los naturales de las tierras conquistadas”. Y ello hasta el límite de llegar con Carlos V a suspenderse la conquista (decreta de 16 de abril de 1550) y prohibir nuevas expedicions mientras no se resolviera la cuestión teológico-moral de su legitimidad” [5]. Però la cosa anà molt mé enllà: “Otra estructura social que los españoles tratan de preservar es el Resguardo indígena, incluido el sistema de Cargos o Mayordomías por el que éste se regía. (…) El Resguardo es un barrio o aldea autogestionado, que la Corona reconoce y favorece, primero como “escondite” legal frente al puro y duro repartimiento de indios en la Encomienda de servicios, luego cmo base y/o alternativa al trabajo asalariado en la haciendo y por fin, como la Mita o “turno”, como protección frente a la tendencia a constituirse en un indefenso peonaje por deudas. Basado en la propia estructura de los calpulli indios, el Resguardo fue, según O. Paz, “una institución económica, política, social y religiosa (…que) durante el período colonial logra convivir con otras formas de propiedad gracias a la naturaleza del mundo fundado por los españoles: un orden natural que admitía diversas concepciones de la propiedad, tanto como cobijaba una pluralidad de razas, castas y clases” [6]. I és que les Lleis d’Índies van ser potser les primeres lleis antiracistes de la Història [7] que, a més, permeteren que gran parte de les terres americanes quedessin en mans dels indígenes fins el segle XIX [8]. 

Conclusió? Els espanyols cometeren excessos i injustícies molt reprobables a Amèrica. Però la tasca civilitzadora i evangelitzadora no va tenir punt de comparació en llur època. Davant del posterior colonialisme anglès, l’espanyol va ser un colonialisme que pot jutjar-se negativament amb els paràmetres ètico-polítics actuals, però que contextualitzat en llur època va ser un colonialisme humanista, integrador i multirracial (no per part d’alguns conqueridors, per suposat). Però és que, a més, Espanya fou l’única potència colonial que es qüestionà seriosament la legitimitat moral d ela colonització, mostrant una preocupació ètica sense precedents, denunciant les pròpies injustícies que cometien els mateixos espanyols. Els espanyols hem d’enfrontar-nos a la nostra Llegenda Negra com el que és: una llegenda. I només reflexionant profundament sobre el nostre passat imperial, podrem reconciliar-nos amb nosaltres mateixos.

[1]Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, P 58
[2]Xavier Rubert de Ventós (1987) El laberinto de la Hispanidad, Barcelona, Ed. Planeta, P 22) 
[3]Además de las citas que ofreceremos, ver Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, pp 170-181
[4]Rubert de Ventós, op citada, P 32
[5]Ibidem,  pp 32-33
[6]Ibidem,  pp 39-40
[7]Joseph Pérez (2009) La leyenda negra, Ed. Gadir, pp 104-116 y Ramiro de Maeztu (1938) Defensa de la Hispanidad, Valladolid, pp 115-150
[8]Rubert de Ventós, op citada,  P 126
[9]José Luis Abellán (1996) Historia del pensamiento español, Madrid, Ed Espasa, pp 183-196

--------------------------------------------------------------------------------------------------

ESPAÑA Y AMÉRICA

Para que una nación consiga abrirse paso en los inciertos caminos del futuro debe ser plenamente consciente de sí misma y aceptarse. Aceptarse con sus aciertos y también con sus errores. Con sus glorias y sus miserias. Con sus grandes hazañas y con sus crímenes. Debe estudiarse, comprenderse, aceptarse. Enorgullecerse de sus aciertos y aprender de sus errores. Esto es algo que no hacemos los españoles. Ni aprendemos de nuestros errores ni nos enorgullecemos de nuestros aciertos. Y lo peor de todo es que ni siquiera conocemos nuestros aciertos. Estoy hablando, muy concretamente, de la acción de España en el descubrimiento y colonización de América. Usualmente se presenta esta cuestión a los españoles como muestra de la mala voluntad histórica de España, como un crimen, como un genocidio, una especie de precursor de las matanzas de los armenios y del Holocausto nazi. Así, los españoles creen que durante los siglos XV-XVIII, España fue una potencia tiránica que aniquiló a los indígenas cruelmente para asentar su dominio político, económico y religioso en el llamado Nuevo Mundo. Y que hubo excesos, crímenes, injusticias y matanzas es algo innegable. Ahora bien, cuando decimos que España cometió un genocidio…¿a qué nos referimos? Porque España no puede hacer nada sin los españoles concretos. ¿Y qué españoles concretos cometieron el genocidio? ¿Todos? ¿Algunos? ¿Se comportaron igual los conquistadores que la Iglesia? ¿Qué hizo la monarquia?
Vaya por delante que esperamos no herir ninguna sensibilidad. Hay muchos hispanoamericanos que consideraran que este artículo pretende disculpar el daño que se le hizo a sus antepasados. Pero hay que tener claro que al hablar de indígenas no se habla de los antepasados de los hispanoamericanos actuales. Los hispanoamericanos actuales son el resultado de la mezcla de los indígenas con los españoles. Mezcla en la que hubo excesos, sí, y hay que decirlo. Hubo violencia, excesos y matanzas en la colonización española en América. Pero un hispanoamericano actual no debería sentir rabia hacia España por ello, de la misma forma que los españoles actuales no debemos sentir rabia hacia el Imperio Romano, pues somos el resultado tanto de los íberos como de los romanos y, por lo tanto, nuestro punto de partida es Hispania y los romanos hispanos, no los indígenas de la península prerrománica. “La primera unidad humana de España es consecuencia de su romanización”1. Aun así, queremos remarcar nuestra intención de no herir ninguna sensibilidad y, una vez más, recordar todos los crímenes que algunos españoles perpetraron durante la conquista de América. Eso sí, hay que señalar también que la gran mortandad habida durante la conquista no fue solo debido a la salvajura de los conquistadores (que nunca pretendieron exterminar ninguna raza ni pueblo), sino también (y sobre todo) a las enfermedades europeas para las cuales los cuerpos de los indígenas, lamentablemente, no estaban preparados. Los españoles jamás habrían podido causar todas las muertes que la Leyenda Negra les imputa. “Creo que luego de cien años hemos podido ya elaborar aquel trauma y olvidarnos de “descubrimientos” – y de “genocidios” complementarios- para pasar a comprendernos, unos y otros [españoles e iberoamericanos], como artífices del último y dramático reconocimiento que comportó también el encubrimiento “heisenberguiano” de un continente”2. Ahora bien, hay que analizar también las acciones de las otras instituciones, además de los conquistadores, que participaron en la colonización: la Iglesia y la Monarquía3. “Desde el principio la Corona es consistente, si no siempre previsora e inteligente, en su lucha contra la esclavización, expoliación o explotación de los indígenas por parte de la “sociedad civil”, primero de los conquistadores y luego de los señores y encomenderos (…) Aun cuando la incipiente revolución industrial irá mostrando las ventajas económicas de “la mano” sobre el hombre, los reyes seguirán optando por tener súbditos libres y no sólo mano de obra barata”4. La conquista se trocó en evangelización, y los valores cristianos profundamente arraigados en la Corona hicieron que se considerase a los indígenas como iguales a los demás vasallos. Incluso hubo muchos españoles que se dejaron seducir por las culturas indígenas. Por no hablar de la defensa de algunas de sus instituciones por parte de la Monarquia y la Iglesia. “[Desde 1510] se desarrolla una legislación y administración que va mucho más allá –a veces incluso en contra- de los intereses de la corona, en favor de los intereses indígenas. (…). Con razón ha podido señalarse [a España] como el único poder colonial que sintió un grave problema de conciencia, y se planteó los problemas conceptuales, jurídicos y teológicos que presentaba la conquista. Caso único –señalan L Hanke e I L Aguirre- de una gran potencia colonial que consagrará gran parte del esfuerzo intelectual de sus hombres (…) [a] defender (de sus propios súbditos) a los naturales de las tierras conquistadas. Y ello hasta el límite de llegar con Carlos V a suspenderse la conquista (decreto de 16 de abril de 1550) y prohibir nuevas expediciones mientras no se resolviera la cuestión teológico-moral de su legitimidad”5.

Pero la cosa fue mucho más allá: “Otra estructura social que los españoles tratan de preservar es el Resguardo indígena, incluido el sistema de Cargos o Mayordomías por el que éste se regía. (…) El Resguardo es un barrio o aldea autogestionado, que la Corona reconoce y favorece, primero como “escondite” legal frente al puro y duro repartimiento de indios en la Encomienda de servicios, luego cmo base y/o alternativa al trabajo asalariado en la haciendo y por fin, como la Mita o “turno”, como protección frente a la tendencia a constituirse en un indefenso peonaje por deudas. Basado en la propia estructura de los calpulli indios, el Resguardo fue, según O. Paz, “una institución económica, política, social y religiosa (…que) durante el período colonial logra convivir con otras formas de propiedad gracias a la naturaleza del mundo fundado por los españoles: un orden natural que admitía diversas concepciones de la propiedad, tanto como cobijaba una pluralidad de razas, castas y clases” 6. Y es que las Leyes de Indias fueron tal vez las primeras leyes antirracistas de la Historia7 que, además, permitieron que una gran parte de las tierras americanas quedaran en manos de los indígenas hasta el siglo XIX8.

¿Conclusión? Los españoles cometieron excesos e injusticias muy reprobables en America. Pero la labor civilizadora y evangelizadora no tuvo parangón en su época. Frente al posterior colonialismo inglés, el español fue un colonialismo que puede juzgarse negativamente con los parámetros ético-políticos actuales, pero que contextualizado en su época fue un colonialismo humanista, integrador y multirracial (no por parte de algunes conquistadores, por supuesto). Pero es que, además, España fue la única potencia colonial que se cuestionó seriamente la legitimidad moral de la colonización, mostrando una preocupación ética sin precedentes, denunciando las propias injusticias que cometían los mismos españoles9. Los españoles debemos enfrentarnos a nuestra Leyenda Negra como lo que es: una leyenda. Y sólo reflexionando profundamente sobre nuestro pasado imperial, podremos reconciliarnos con nosotros mismos.

1 Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, P 58
2 Xavier Rubert de Ventós (1987) El laberinto de la Hispanidad, Barcelona, Ed. Planeta, P 22)
3 Además de las citas que ofreceremos, ver Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, pp 170-181
4 Rubert de Ventós, op citada, P 32
5 Ibidem, pp 32-33
6 Ibidem, pp 39-40
7 Joseph Pérez (2009) La leyenda negra, Ed. Gadir, pp 104-116 y Ramiro de Maeztu (1938) Defensa de la Hispanidad, Valladolid, pp 115-150
8 Rubert de Ventós, op citada, P 126
9 José Luis Abellán (1996) Historia del pensamiento español, Madrid, Ed Espasa, pp 183-196


dijous, 25 d’octubre de 2012

La filosofía de Miguel de Unamuno

Don Miguel de Unamuno es, sin ningún género de dudas, uno de los mayores filósofos españoles, y no sería osado aventurar que podría situarse entre uno de los espíritus universales más profundos. Espíritu crítico donde los haya, Unamuno supo tener fuertes convicciones sin casarse con nadie. Su trayectoria, además, está llena de giros intelectuales: de la religiosidad de niñez al positivismo de juventud, de éste al cristianismo a ultranza; de sus simpatías por la izquierda a su apoyo al Alzamiento Nacional, y de éste al enfrentamiento con Millán Astray que le costaría un confinamiento residencial en el cual moriría.

Sin embargo, la filosofía de Unamuno alcanzó un punto de madurez en el que, con sus vaivenes intrínsecos de su fuerte y compleja actitud intelectual, cristalizó su larga andadura espiritual. Su filosofía, decía, se encuentra explicitada parcialmente en diversas obras, tanto en las propiamente filosóficas (especialmente en Vida de don Quijote y Sancho y también La agonía del cristianismo) como en las poéticas (Rosario de sonetos líricos) o novelísticas (Niebla), mas la mayor exposición de su pensamiento está en el libro Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos, conocida popularmente con el nombre abreviado de Del sentimiento trágico de la vida. Este libro, publicado en 1913, gira todo él en torno a una cuestión fundamental: la experiencia de la caducidad frente a la eternidad como elemento central de la creencia en Dios.

La fe y la razón están en lucha permanente y quieren absorberse una a otra, pues cada cual tiene carencias que la otra puede complementar: la fe quiere hacerse comprensible y reducir la razón a instrumento, y la razón quiere refutar a la fe y monopolizar la confianza del hombre. Sin embargo, para Unamuno estas dos tendencias opuestas no pueden resolverse en una suerte de síntesis hegeliana ni a la manera de los escolásticos de la Edad Media: la esencia del sentimiento trágico de la vida es esa misma lucha entre fe y razón, y la esencia de esta lucha es el ser irresoluble, permanente. “La tragedia es perpetua lucha sin victoria ni esperanza de ella; es contradicción”. ¿Debe el hombre decantarse por la fría razón, que pretende hacérselo comprender todo sin darle un atisbo de esperanza de salvación post-mortem? O debe decantarse por la fe, que no puede explicar el qué del mundo, pero que le da un pleno y esperanzador para qué? Lo importante no es tanto saber exactamente, es decir, racionalmente, dónde estamos, sino saber por qué y para qué estamos en el mundo.
Así, Unamuno hace de la tercera antinomia de la razón pura expuesta por Kant (la colisión insuperable de la finalidad y el mecanicismo, es decir, entre la valoración anímica del corazón y la percepción fenoménica de la razón) y de la guerra intestina entre la razón y las pasiones de Pascal, el eje central de su filosofía. Cuando se llega al fondo del abismo, puede quedar una fe con atisbos de duda y una razón que hace concesiones a la fe. Mas la lucha no termina por eso, y Unamuno vive esta lucha constante y apasionadamente.
Y esta lucha tiene lugar en la conciencia del hombre de carne y hueso, que es el elemento del que debe partir, a juicio de Unamuno, todo pensamiento. No el hombre abstracto, sino el individuo, ese ser expósito arrojado al mundo sin haber mediado decisión propia alguna, pero el cual se siente (y es) libre en ese mundo en el cual vive. Y esa libertad debe ejercerse sin ataduras, sin sumisiones.El hombre (el individuo) debe realizarse a sí mismo, es decir, hacerse, producir en su yo real el yo imaginario que habita dentro de él. Y este yo imaginario que debe devenir yo real no puede quedarse en su simple realización temporal, sino que debe aspirar a la inmortalidad, a la perpetuación de su nombre y su ser no sólo en las conciencias terrenales de los otros hombres, sino también en Dios. Dios es el saciador del hambre de inmortalidad que siente todo hombre (todo individuo).

Unamuno, además, siendo miembro de la Generación del 98, tuvo la regeneración de España como una cuestión fundamental de su pensamiento, pero su ímpetu le llevó a algo más: la tarea trágica (por cuanto era para él tan obligada como imposible) de españolizar Europa, de llevar la cultura española más allá de sus fronteras, a “colonizar” las mentes europeas (no para adoctrinar dogmáticamente, sino para hacer reflexionar) haciendo, antes, a España más espiritual y menos materialista. El ejemplo a seguir para Unamuno está en el inmortal don Quijote, que lucha por amor a su sin par Dulcinea del Toboso, contra todos aquellos que lo creen loco, puesto que él cree lo que su corazón le muestra. No importa que Quijote sea un ente de ficción, puesto que lo que importa es que sea. ¿Acaso es más real Cervantes que Quijote? De quién sabemos más? Quién nos ha hecha reír, llorar y, en definitiva emocionarnos? La pluma de Cervantes o las acciones de don Quijote? Cervantes creó a Quijote, mas fue éste el que inmortalizó a Cervantes. En consecuencia, Quijote es tanto o más real que el manco de Lepanto.
Las profundísimas reflexiones de Unamuno no dejan indiferente al lector, siendo una buena muestra más de la buena salud de la que ha gozado la filosofía española, pese a la marginación que ha sufrido tanto por los intelectuales europeos como por nuestros propios académicos.

dimarts, 23 d’octubre de 2012

Don Quijote y la Revolución

-->
A principios del siglo XVII, el genio español Miguel de Cervantes Saavedra publica su inmortal don Quijote de la Mancha. Muchas han sido las interpretaciones de esta obra, y ha generado océanos enteros de tinta surgidos de las plumas de los más variados escritores, siendo citada en obras de muy distintas disciplinas. Probablemente sea la pieza literaria cumbre de la literatura española y, sin lugar a dudas, una de las mejores obras de la literatura universal.
Hoy no quiero hablar de cómo don Quijote es una imagen del nuevo sujeto autónomo que instaura la Filosofía Moderna, enfrentado a la autoridad extrínseca que simboliza Sancho Panza (aunque después éste evoluciona). Tampoco quiero hablar de las magníficas disquisiciones que don Quijote hace acerca del amor, las letras, las armas, la fidelidad, etc. Tampoco quiero comentar los maravillosos episodios, tan graciosos como profundos, con que el manco de Lepanto nos deleita en esta magnífica obra, ni del juego metaliterario que utiliza Cervantes entre él mismo, Cide Hamete Benengeli y los propios personajes. Todo esto lo encontrará el lector en la deliciosa lectura de este titán literario. Hoy quiero reivindicar, desde estas páginas, la necesidad de que la sociedad española redescubra este clásico. Decía Unamuno, una de las almas más profundas de nuestra España: “Aparéceseme la filosofía en el alma de mi pueblo como la expresión de una tragedia íntima análoga a la tragedia del alma de Don Quijote, como la expresión de una lucha entre lo que el mundo es, según la razón de la ciencia nos lo muestra, y lo que queremos que sea, según la fe de nuestra religión nos lo dice”1. Para nuestro filósofo, el quijotismo es la dedicación de una vida a la persecución de un ideal, por muy irreal que le parezca al resto de la sociedad. “¿Cuál es, pues, la nueva misión de Don Quijote hoy en este mundo? Clamar, clamar en el desierto. Pero el desierto oye, aunque no oigan los hombres, y un día se convertirá en selva sonora, y esa voz solitaria que va posando en el desierto como semilla, dará un cedro gigantesco que con sus cien mil lenguas cantará un hosanna eterno al Señor de la vida y de la muerte”2.
¿Por qué reivindico la lectura del Quijote por parte de todo el pueblo español? Porque el Quijote es un grito salido de lo más pofundo de la conciencia hispánica. Conciencia que no busca lo contingente, lo relativo o lo superficial, sino que busca lo eterno, lo absoluto…en una palabra: lo ideal. Y es que España siempre ha aprovechado lo bueno de las revoluciones intentando mantener lo aprovechable de la tradición. Así fue en la España del Renacimiento: España se resistió a la Reforma Protestante, pero tuvo fortalecimiento de sus corrientes humanistas y su propia cultura renacentista. Hay quien niega que España tomara parte de tal revolución, precisamente por mantener fuertes lazos con la tradición católica, lo cual es erróneo: España supo conjugar perfectamente la Revolución con la Tradición3.
Así, la lectura de don Quijote nos impele a que frente a la contingencia real opongamos el eterno ideal; frente a lo que es, lo que debe ser; frente a la materia, el espíritu. ¿Nos dicen que la juventud está para despreocuparse de todo, bailar, beber y ver telebasura? ¡Gritemos que la juventud está para formarse y oponer ideales renovadores! ¿Nos dicen que la democracia representativa y el capitalismo son los sistemas más justos? ¡Gritemos que la democracia de partidos no es democracia, que la democracia debe salir directamente del pueblo, y que el capitalismo es la injusticia sistematizada! ¿Nos dicen que amar la Patria es cosa de reaccionarios, carcamales y fachas? ¡Gritemos que el amor a la Patria es amor a la cultura propia (sin implicar desprecio a las ajenas), a los compatriotas y un deseo de un futuro mejor para todos (no sólo para los autóctonos, sino para todos aquellos inmigrantes que tienen esperanzas en España y, por ello, la honran)! ¿Nos dicen que el dinero, el disfrute y el consumo son los medios para autorrealizarse? ¡Gritemos que lo que autorrealiza a uno es el sacrifico para los demás, el engrandecimiento del espíritu y el crear algo grande! Alcemos, frente al materialismo capitalista, la poesía. Frente al separatismo, la unión. Frente al individualismo, el colectivismo. Frente al racismo y la xenofobia, el ideal de la Hispanidad por encima de razas y colores. Frente a la explotación, la solidaridad. Frente a la España actual, la nueva España, profudamente nacional, radicalmente sindicalista .
¿Que esto suena a palabreja revolucionaria? Que suena a utopía? En su idealidad radica su valor; en su dificultad, su grandeza. Don Quijote luchaba, por encima de todo, por el amor de Dulcinea. Esta bella doncella del Toboso no existía, pero Quijote perseguía su amor con fe, con una fe inquebrantable, que convertía a Dulcinea en algo real que, en el futuro, él podría ver, tocar, oir. Al final de la obra, don Quijote se cura de su locura (es decir, abandona su ideal) y, tras esto, muere. Muere sin ver a Dulcinea, sin disfrutar de su amor. De la misma forma, si los españoles abandonamos nuestro ideal de unión nacional y Justicia social, moriremos. Pero no moriremos biológicamente en la cama envuelto en sábanas como don Quijote, sino que moriremos viviendo entre incultura, egoísmo, materialismo, individualismo, explotación, injusticia…Moriremos de la peor forma posible: viviendo sin poesía. Pero, así como el don Quijote cuerdo murió, el loco sobrevivió en la conciencia de todos sus lectores. Nadie guarda en su corazón al Quijote moribundo, sino al que se enfrenta a gigantes, el que atemoriza a leones, el que cabalga sobre dragones alados, el que repara desagravios, el que hace Justicia. Leer el Quijote es mucho más que pasar unas horas preciosas frente a una gran obra literaria (aunque esto ya tiene valor en sí mismo): es oir el ahogado grito de España que clama para ver realizada su esencia. Además, y al margen de eso, leer el Quijote es culturizarse (lo cual significa: engrandecer, alimentar el espíritu). Y la Revolución debe empezar por ahí: en la conciencia individual, en el espíritu de cada uno de nosotros.
Nos dirán que somos soñadores, que todo eso es imposible y que maduremos. Si respondemos a esas acusaciones con teorías económicas, sociales y políticas factibles, nos llamarán fascistas apelando a nuestro patriotismo o a ciertas falsedades históricas, a ciertos sofismas rastreros. Pero, como dijo don Quijote: “Bien podrán los encantadores quitarme la ventura, pero el esfuerzo y el ánimo, será imposible”4 .


1 Miguel de Unamuno (2007) Del sentimiento trágico de la vida, Ed. Austral, P 322
2 Unamuno, Ibidem, P 329
3 No entra en el propósito de este artículo discutir la cuestión, por lo que remito a los interesados a José Luís Abellán (1996) Historia del pensamiento español, Ed. Espasa, pp 101-215
4 Miguel de Cervantes (1996) El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Ed. Espasa Calpe, P 376

dilluns, 22 d’octubre de 2012

El nou independentisme economicista [El nuevo independentismo economicista]

VERSIÓN EN CASTELLANO, AL FINAL



No és cap secret que el separatisme segueix creixent a Catalunya. En un procés lent però inexorable les idees independentistes segueixen calant cada vegada en mé catalans de tota condició i classe social (tot i que segueixen sent majoria els burgesos). Una condició imprescindible per  a comprendre aquest auge del separatisme català és la crisi econòmica. I per què la crisi econòmica ha tingut tanta importància en l’augment del separatisme? Doncs, simplement, perque la ideologia independentista catalana ja no és cultural, ni lingüística, ni tan sols “nacional”: és purament econòmica. Per suposat que encara segueixen haven’t-hi independentistes que diuen defensar la llengua i la cultura catalanes. Però el gruix dels nous independentistes, així com la immensa majoria de les propostes i reivindicacions dels partits nacionalistes clàssics (i nous) tenen una única arrel: l’economia.
Efectivament, el doble argument econòmic (“Espanya roba els diners de Catalunya” i “a Catalunya li aniria molt millor econòmicament si fos independent”), tot i ser falaç (no és difícil desmontar-lo) està penetrant profundament en la societat catalana. Per això no és estrany veure castellanoparlants o, en general, persones que ni saben ni volen saber res de la Història i cultura de Catalunya que defensen a capa i espasa la independència creient que, en aquesta hipotètica independència, tindrien molts més diners i viurien molt millor.
Així doncs, aquell nacionalisme romàntic que nasqué a finals del segle XIX, que begué (en part) de la influència espiritual de la Renaixença, i que el mateix José Antonio Primo de Rivera calificà de poètic, ha mutat a un separatisme economicista i materialista. Què diferent que és aquest nacionalisme català actual d’aquell catalanisme decimonònic de la Renaixença (que era patriota català i nacionalista espanyol al mateix temps), i inclús del primer catalanisme polític de Valentí Almirall o Joan Maragall al que repugnava l’enfrontament entre Catalunya i la resta de regions espanyoles, que concebia el regionalisme català com una expressió del regeneracionisme espanyol.
Aquest nou separatisme, tant fort en un context de crisi econòmica general i de demagògia institucionalitzada (sobretot a través dels mitjans de comunicació públics i subvencionats de Catalunya); alimentat per la ignorància de diverses persones de l’altra banda de l’Ebre que agravien tota Espanya amb els seus estúpids agravis a l’espanyolíssima Catalunya; aquest nou separatisme, dèiem, caurà com un castell de naipes enfront d’una recuperació econòmica i una projecció pública notòria dels arguments que desmenteixen la tesi de l’expoli fiscal. Així com David vencé Goliat amb una ona guiada per Déu, l’espanyolisme vencerà al separatisme amb arguments guiats per la veritat. I quina és aquesta veritat? La intrínseca espanyolitat de Catalunya i l’essència plural d’Espanya, així com el mutu benefici lingüístic, econòmic, cultural i espiritual entre Catalunya i la resta d’Espanya en una unitat justa i solidaria entre totes les regions espanyoles.

.....................................................................................................................................................


No es ningun secreto que el separatismo sigue creciendo en Cataluña. En un proceso lento pero inexorable las ideas independentistas siguen calando cada vez en más catalanes de toda condición y clase social (aunque siguen siendo mayoría los burgueses). Una condición imprescindible para comprender este auge del separatismo catalán es la crisis económica. ¿Y por qué la crisis económica ha tenido tanta importancia en el aumento del separatismo? Pues, simple y llanamente, porque la ideología independentista catalana ya no es cultural, ni lingüística, ni siquiera “nacional”: es puramente económica. Por supuesto, siguen habiendo independentistas que dicen defender la lengua y cultura catalanas. Pero el grueso de los “nuevos independentistas”, así como la inmensa mayoría de las propuestas y reivindicaciones de los partidos nacionalistas clásicos (y nuevos), tienen una única raíz auténtica: la economia.
Efectivamente, el doble argumento económico (“España roba el dinero de Cataluña y a Cataluña le iria muchísimo mejor económicamente si fuera independiente”), pese a ser falaz (no es difícil desmontarlo) está calando hondamente en la sociedad catalana. Por eso no es extraño ver castellanohablantes o, en general, personas que ni saben ni quieren saber nada de la Historia y cultura de Cataluña que defienden a capa y espada la independencia de Cataluña, creyendo que, en esa hipotética independencia, tendrían mucho más dinero y vivirian mucho mejor.

Así pues, ese nacionalismo romántico que nació a finales del siglo XIX, que bebió (en parte) de la influencia espiritual de la Renaixença, y al que el mismo José Antonio Primo de Rivera calificó de poético, ha mutado en un separatismo economicista y materialista. Qué diferente que es este nacionalismo catalán actual de aquél catalanismo decimonónico de la Renaixença (que era patriota catalán y nacionalista español al mismo tiempo), e incluso del primer catalanismo político de Valentí Almirall o Joan Maragall al que repugnaba el enfrentamiento entre Cataluña y el resto de regiones españolas, que concebía el regionalismo catalán como una expresión del regeneracionismo español.

Este nuevo separatismo, tan fuerte en un contexto de crisis económica general y de demagogia institucionalizada (sobretodo a través de los medios de comunicación públicos y subvencionados de Cataluña); alimentado por la ignorancia de varias personas allende del Ebro que agravian a toda España con sus estúpidos agravios a la españolísima Cataluña; este nuevo separatismo, decíamos, caerá como un castillo de naipes frente a una recuperación económica y una proyección pública notoria de los argumentos que desmienten la tesis del “expolio fiscal”. Así como David venció a Goliat con una onda guiada por Dios, el españolismo vencerá al separatismo con argumentos guiados por la verdad. ¿Y cuál es esa verdad? La intrínseca españolidad de Cataluña y la esencia plural de España, así como el mutuo beneficio lingüístico, económico, cultural y espiritual entre Cataluña y el resto de España en una unidad justa y solidaria entre todas las regiones españolas.