dimarts, 19 de febrer de 2013

Quijote, Avellaneda y Cervantes: la magnífica técnica narrativa del Quijote


"Llegóse, pues, la hora del cenar, recogióse a su estancia don Quijote, trujo el huésped la olla, así como estaba, y sentóse a cenar muy de propósito. Parece ser que en otro aposento que junto al de don Quijote estaba, que no le dividía más que un sutil tabique, oyó decir don Quijote:

-Por vida de vuestra merced, señor don Jerónimo, que en tanto que trae la cena leamos otro capítulo de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha.

Apenas oyó su nombre don Quijote, cuando se puso en pie, y con oído alerto escuchó lo que dél trataban, y oyó que el tal don Jerónimo referido respondió:

-¿Para qué quiere vuestra merced, señor don Juan, que leamos estos disparates? Y el que hubiere leído la primera parte de la historia de don Quijote de la Mancha no es posible que pueda tener gusto en leer esta segunda.

-Con todo eso -dijo el don Juan-, será bien leerla, pues no hay libro tan malo que no tenga alguna cosa buena. Lo que a mí en éste más desplace es que pinta a don Quijote ya desenamorado de Dulcinea del Toboso.

Oyendo lo cual don Quijote, lleno de ira y de despecho, alzó la voz y dijo:

-Quienquiera que dijere que don Quijote de la Mancha ha olvidado, ni puede olvidar, a Dulcinea del Toboso, yo le haré entender con armas iguales que va muy lejos de la verdad; porque la sin par Dulcinea del Toboso ni puede ser olvidada, ni en don Quijote puede caber olvido: su blasón es la firmeza, y su profesión, el guardarla con suavidad y sin hacerse fuerza alguna.

-¿Quién es el que nos responde? -respondieron del otro aposento.

-¿Quién ha de ser -respondió Sancho- sino el mismo don Quijote de la Mancha, que hará bueno cuanto ha dicho, y aun cuanto dijere?; que al buen pagador no le duelen prendas.

Apenas hubo dicho esto Sancho, cuando entraron por la puerta de su aposento dos caballeros, que tales lo parecían, y uno dellos echando los brazos al cuello de don Quijote, le dijo:

-Ni vuestra presencia puede desmentir vuestro nombre, ni vuestro nombre puede no acreditar vuestra presencia: sin duda, vos, señor, sois el verdadero don Quijote de la Mancha, norte y lucero de la andante caballería, a despecho y pesar del que ha querido usurpar vuestro nombre y aniquilar vuestras hazañas, como lo ha hecho el autor deste libro que aquí os entrego.

Y, poniéndole un libro en las manos, que traía su compañero, le tomó don Quijote, y, sin responder palabra, comenzó a hojearle, y de allí a un poco se le volvió, diciendo:

-En esto poco que he visto he hallado tres cosas en este autor dignas de reprehensión. La primera es algunas palabras que he leído en el prólogo; la otra, que el lenguaje es aragonés, porque tal vez escribe sin artículos, y la tercera, que más le confirma por ignorante, es que yerra y se desvía de la verdad en lo más principal de la historia; porque aquí dice que la mujer de Sancho Panza mi escudero se llama Mari Gutiérrez, y no llama tal, sino Teresa Panza; y quien en esta parte tan principal yerra, bien se podrá temer que yerra en todas las demás de la historia.

A esto dijo Sancho:

-¡Donosa cosa de historiador! ¡Por cierto, bien debe de estar en el cuento de nuestros sucesos, pues llama a Teresa Panza, mi mujer, Mari Gutiérrez! Torne a tomar el libro, señor, y mire si ando yo por ahí y si me ha mudado el nombre.

-Por lo que he oído hablar, amigo -dijo don Jerónimo-, sin duda debéis de ser Sancho Panza, el escudero del señor don Quijote.

-Sí soy -respondió Sancho-, y me precio dello.

-Pues a fe -dijo el caballero- que no os trata este autor moderno con la limpieza que en vuestra persona se muestra: píntaos comedor, y simple, y no nada gracioso, y muy otro del Sancho que en la primera parte de la historia de vuestro amo se describe.

-Dios se lo perdone -dijo Sancho-. Dejárame en mi rincón, sin acordarse de mí, porque quien las sabe las tañe, y bien se está San Pedro en Roma."

MIGUEL DE CERVANTES, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, II parte, capítulo LIX




El Quijote no es meramente un libro de humor. Es una obra maestra de la literatura. Y lo es por muchas cosas, siendo una de ellas la técnica narrativa. Cervantes presenta un narrador omnisciente que cuenta la historia de don Quijote "de segunda mano",es decir, no la conoce de por sí, sino que la ha leído y nos cuenta lo que ha leído (con lo cual deberíamos replantearnos si es un narrador omnisciente). Pero no sólo eso, sino que nos cuenta cómo y cuándo leyó la historia: primero de unos anales; después, de un libro de un historiador árabe llamado Cide Hamete Benengeli (nos cuenta incluso cómo compó el libro y cómo hizo traducírselo). Así, Cernates da verosimilitud a la historia.

Pero la cosa se complica (y crece en brillantez literaria) en la segunda parte de la novela. Recordemos que la primera parte fue escrita en 1605 y la segunda en 1615. Entre estos años, un escritor aragonés llamado Avellaneda escribió una segunda parte del don Quijote de Cervantes, el cual debió sentirse ciertamente agraviado con el plagio. Como entonces no existía la SGAE, y teniendo en cuenta que don Quijote fue soldado, seguramente le entraron ganas de ajustar cuentas con Avellaneda. Sin embargo (y tal vez porque siendo manco estaba en desventaja), debió decidir no hacer uso de la fuerza bruta y tomó un camino mucho más creativo: escribir él la auténtica segunda parte del don Quijote... ¡y criticar el libro de Avellaneda a través de los propios personajes que Avellaneda había usurpado!
En efecto, vemos en este fragmento cómo don Quijote y Sancho Panza "rajan" a gusto del tal Avellaneda y su obra. Así, Cervantes crea un magnífico juego metaliterario en el cual la realidad y la ficción se mezclan de tal manera que el manco de Lepanto muestra por qué es uno de los mayores escritores españoles y universales de todos los tiempos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada