divendres, 26 d’octubre de 2012

Espanya i Amèrica



VERSIÓN EN CASTELLANO, AL FINAL 

ESPANYA I AMÈRICA

Per tal que una nació consegueixi obrir-se pas en els incerts camins del futur ha de ser plenament conscient de si mateixa i acceptar-se. Acceptar-se amb llurs encerts i també amb llurs errors. Amb llurs glòries i misèries; amb llurs gestes i llurs crims. Ha d’estudiar-se, comprendre’s, acceptar-se. Enorgullir-se dels seus encerts i aprendre dels seus erros. Això és quelcom que no fem els espanyols. Ni aprenem dels nostres errors ni ens enorgullim dels nostres encerts. I el pitjor de tot és que ni tan sols coneixem dels nostres encerts. Estic parlant, molt concretament, de l’acció d’Espanya en el descobriment i colonització d’Amèrica. Normalment es presenta aquesta qüestió als espanyols com una mostra de la mala voluntat històrica d’Espanya, com un crim, un genocidi, una espècie de precursor de les matances dels armenis i de l’Holocaust nazi. Així, els espanyols creuen que durant els segles XV-XVIII, Espanya fou una potència tirànica que aniquilà els indígenes cruelment per assentar llur domini polític, econòmic i religiós en l’anomenat Nou Món. I que hi va haver excessos, crims, injusítices i matances és quelcom innegable. Ara bé, quan diem que Espanya va cometre un genocidi…a què ens referim? Porque Espanya no pot fer res sense els espanyols concrets. I quins espanyols concrets cometeren el genocidi? Tots? Alguns? Es comportaren igual els conquistadors i l’Església? Què va fer la Monarquia?

Vagi per endavant que esperem no ferir cap sensibilitat. Hi ha molts hispanoamericans que potser consideraran que aquest article pretén disculpar els danys que es van infligir als seus avantpassats. Però cal tenir clar que al parlar dels indígenes no es parla dels avantpassats dels hispanoamericans actuals. Els hispanoamericans actuals són els resultat de la barreja dels indígenes amb els espanyols. Barreja en la qual hi hagué excessos, si, i cal dir-ho. Va haver-hi violència, excessos i matances en la colonització espanyola a Amèrica. Però un hispanoamericà actual no hauria de sentir rencor cap Espanya per allò, de la mateixa manera que els espanyols actuals no hem de sentir rencor cap a l’Imperi Romà, ja que som el resultat tant dels íbers com dels conqueridors romans i, per tant, el nostre punt de partida és Hispània i els romans hispans, no els indígenes de la península prerromànica. “La primera unitat humana d’Espanya és conseqûència de la seva romanització” [1].
 Tot i així, volem remarcar la nostra intenció de no ferir cap sensibilitat i, un cop més, recordar tots els crims que alguns espanyols cometeren durant la conquesta d’Amèrica. Això si, cal esmentar també que la gran mortandat que hi hagué durant la conquesta no fou només degut a la ferocitat dels conqueridors (que mai pretengueren exterminar cap raça ni poble), sino també (i sobretot) a les malalties europees pels quals els cossos dels indígenes, lamentablement, no estaven preparats. Els espanyols mai haurien pogut causar totes les morts que la Llegenda Negra els imputa. “Creo que luego de cien años hemos podido ya elaborar aquel trauma i olvidar-nos de “descubrimientos” –y de “genocidios” complementarios – para pasar a comprendernos, unos y otros [españoles e iberoamericanos], como artífices del último y dramático reconocimiento que comportó también el encubrimiento “heisenberguiano” de un continente” [2]. Ara bé, cal analitzar també les accions de les altres institucions, a més dels conqueridors, que participaren en la colonització: l’Església i la Monarquia[3]. “Des del principi la Corona és consistent, si no sempre previsora i intel·ligent, en llur lluita contra l’esclavització, expoliació o explotació dels indígenes per part de la “societat civil”, primer dels conqueridors i després dels senyors i encomeners (…). Fins i tot quan la incipient revolució industrial anirà mostrant totes les ventatges econòmiques de “la mà” sobre l’home, els reis seguiran optant per tenir súbdits lliures i no només mà d’obra barata”[4]. La conquesta es trocà en evangelització, i els valors cristians profundament arraigats a la Corona feren que es consideressin els indígenes com iguals a la resta de vasalls. Inclús hi van haver molts espanyols que es deixaren seduir per les cultures indígenes. Per no parlar de la defensa d’algunes de llurs institucions per part de la Monarquia i l’Església. “[Desde 1510] se desarrolla una legislación y una administración que va mucho más allá –a veces incluso en contra- de les intereses de la corona, en favor de los intereses indígenas. (…). Con razón ha podido señalarse [a España] como el único poder colonial que sintió un grave problema de conciencia, y se planteó los problemas conceptuales, jurídicos y teológicos que presentaba la conquista. Caso único –señalan L Hanke e I L Aguirre- de una gran potencia colonial que consagrará gran parte del esfuerzo intelectual de sus hombres (…) [a] defender (de sus propios súbditos) a los naturales de las tierras conquistadas”. Y ello hasta el límite de llegar con Carlos V a suspenderse la conquista (decreta de 16 de abril de 1550) y prohibir nuevas expedicions mientras no se resolviera la cuestión teológico-moral de su legitimidad” [5]. Però la cosa anà molt mé enllà: “Otra estructura social que los españoles tratan de preservar es el Resguardo indígena, incluido el sistema de Cargos o Mayordomías por el que éste se regía. (…) El Resguardo es un barrio o aldea autogestionado, que la Corona reconoce y favorece, primero como “escondite” legal frente al puro y duro repartimiento de indios en la Encomienda de servicios, luego cmo base y/o alternativa al trabajo asalariado en la haciendo y por fin, como la Mita o “turno”, como protección frente a la tendencia a constituirse en un indefenso peonaje por deudas. Basado en la propia estructura de los calpulli indios, el Resguardo fue, según O. Paz, “una institución económica, política, social y religiosa (…que) durante el período colonial logra convivir con otras formas de propiedad gracias a la naturaleza del mundo fundado por los españoles: un orden natural que admitía diversas concepciones de la propiedad, tanto como cobijaba una pluralidad de razas, castas y clases” [6]. I és que les Lleis d’Índies van ser potser les primeres lleis antiracistes de la Història [7] que, a més, permeteren que gran parte de les terres americanes quedessin en mans dels indígenes fins el segle XIX [8]. 

Conclusió? Els espanyols cometeren excessos i injustícies molt reprobables a Amèrica. Però la tasca civilitzadora i evangelitzadora no va tenir punt de comparació en llur època. Davant del posterior colonialisme anglès, l’espanyol va ser un colonialisme que pot jutjar-se negativament amb els paràmetres ètico-polítics actuals, però que contextualitzat en llur època va ser un colonialisme humanista, integrador i multirracial (no per part d’alguns conqueridors, per suposat). Però és que, a més, Espanya fou l’única potència colonial que es qüestionà seriosament la legitimitat moral d ela colonització, mostrant una preocupació ètica sense precedents, denunciant les pròpies injustícies que cometien els mateixos espanyols. Els espanyols hem d’enfrontar-nos a la nostra Llegenda Negra com el que és: una llegenda. I només reflexionant profundament sobre el nostre passat imperial, podrem reconciliar-nos amb nosaltres mateixos.

[1]Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, P 58
[2]Xavier Rubert de Ventós (1987) El laberinto de la Hispanidad, Barcelona, Ed. Planeta, P 22) 
[3]Además de las citas que ofreceremos, ver Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, pp 170-181
[4]Rubert de Ventós, op citada, P 32
[5]Ibidem,  pp 32-33
[6]Ibidem,  pp 39-40
[7]Joseph Pérez (2009) La leyenda negra, Ed. Gadir, pp 104-116 y Ramiro de Maeztu (1938) Defensa de la Hispanidad, Valladolid, pp 115-150
[8]Rubert de Ventós, op citada,  P 126
[9]José Luis Abellán (1996) Historia del pensamiento español, Madrid, Ed Espasa, pp 183-196

--------------------------------------------------------------------------------------------------

ESPAÑA Y AMÉRICA

Para que una nación consiga abrirse paso en los inciertos caminos del futuro debe ser plenamente consciente de sí misma y aceptarse. Aceptarse con sus aciertos y también con sus errores. Con sus glorias y sus miserias. Con sus grandes hazañas y con sus crímenes. Debe estudiarse, comprenderse, aceptarse. Enorgullecerse de sus aciertos y aprender de sus errores. Esto es algo que no hacemos los españoles. Ni aprendemos de nuestros errores ni nos enorgullecemos de nuestros aciertos. Y lo peor de todo es que ni siquiera conocemos nuestros aciertos. Estoy hablando, muy concretamente, de la acción de España en el descubrimiento y colonización de América. Usualmente se presenta esta cuestión a los españoles como muestra de la mala voluntad histórica de España, como un crimen, como un genocidio, una especie de precursor de las matanzas de los armenios y del Holocausto nazi. Así, los españoles creen que durante los siglos XV-XVIII, España fue una potencia tiránica que aniquiló a los indígenas cruelmente para asentar su dominio político, económico y religioso en el llamado Nuevo Mundo. Y que hubo excesos, crímenes, injusticias y matanzas es algo innegable. Ahora bien, cuando decimos que España cometió un genocidio…¿a qué nos referimos? Porque España no puede hacer nada sin los españoles concretos. ¿Y qué españoles concretos cometieron el genocidio? ¿Todos? ¿Algunos? ¿Se comportaron igual los conquistadores que la Iglesia? ¿Qué hizo la monarquia?
Vaya por delante que esperamos no herir ninguna sensibilidad. Hay muchos hispanoamericanos que consideraran que este artículo pretende disculpar el daño que se le hizo a sus antepasados. Pero hay que tener claro que al hablar de indígenas no se habla de los antepasados de los hispanoamericanos actuales. Los hispanoamericanos actuales son el resultado de la mezcla de los indígenas con los españoles. Mezcla en la que hubo excesos, sí, y hay que decirlo. Hubo violencia, excesos y matanzas en la colonización española en América. Pero un hispanoamericano actual no debería sentir rabia hacia España por ello, de la misma forma que los españoles actuales no debemos sentir rabia hacia el Imperio Romano, pues somos el resultado tanto de los íberos como de los romanos y, por lo tanto, nuestro punto de partida es Hispania y los romanos hispanos, no los indígenas de la península prerrománica. “La primera unidad humana de España es consecuencia de su romanización”1. Aun así, queremos remarcar nuestra intención de no herir ninguna sensibilidad y, una vez más, recordar todos los crímenes que algunos españoles perpetraron durante la conquista de América. Eso sí, hay que señalar también que la gran mortandad habida durante la conquista no fue solo debido a la salvajura de los conquistadores (que nunca pretendieron exterminar ninguna raza ni pueblo), sino también (y sobre todo) a las enfermedades europeas para las cuales los cuerpos de los indígenas, lamentablemente, no estaban preparados. Los españoles jamás habrían podido causar todas las muertes que la Leyenda Negra les imputa. “Creo que luego de cien años hemos podido ya elaborar aquel trauma y olvidarnos de “descubrimientos” – y de “genocidios” complementarios- para pasar a comprendernos, unos y otros [españoles e iberoamericanos], como artífices del último y dramático reconocimiento que comportó también el encubrimiento “heisenberguiano” de un continente”2. Ahora bien, hay que analizar también las acciones de las otras instituciones, además de los conquistadores, que participaron en la colonización: la Iglesia y la Monarquía3. “Desde el principio la Corona es consistente, si no siempre previsora e inteligente, en su lucha contra la esclavización, expoliación o explotación de los indígenas por parte de la “sociedad civil”, primero de los conquistadores y luego de los señores y encomenderos (…) Aun cuando la incipiente revolución industrial irá mostrando las ventajas económicas de “la mano” sobre el hombre, los reyes seguirán optando por tener súbditos libres y no sólo mano de obra barata”4. La conquista se trocó en evangelización, y los valores cristianos profundamente arraigados en la Corona hicieron que se considerase a los indígenas como iguales a los demás vasallos. Incluso hubo muchos españoles que se dejaron seducir por las culturas indígenas. Por no hablar de la defensa de algunas de sus instituciones por parte de la Monarquia y la Iglesia. “[Desde 1510] se desarrolla una legislación y administración que va mucho más allá –a veces incluso en contra- de los intereses de la corona, en favor de los intereses indígenas. (…). Con razón ha podido señalarse [a España] como el único poder colonial que sintió un grave problema de conciencia, y se planteó los problemas conceptuales, jurídicos y teológicos que presentaba la conquista. Caso único –señalan L Hanke e I L Aguirre- de una gran potencia colonial que consagrará gran parte del esfuerzo intelectual de sus hombres (…) [a] defender (de sus propios súbditos) a los naturales de las tierras conquistadas. Y ello hasta el límite de llegar con Carlos V a suspenderse la conquista (decreto de 16 de abril de 1550) y prohibir nuevas expediciones mientras no se resolviera la cuestión teológico-moral de su legitimidad”5.

Pero la cosa fue mucho más allá: “Otra estructura social que los españoles tratan de preservar es el Resguardo indígena, incluido el sistema de Cargos o Mayordomías por el que éste se regía. (…) El Resguardo es un barrio o aldea autogestionado, que la Corona reconoce y favorece, primero como “escondite” legal frente al puro y duro repartimiento de indios en la Encomienda de servicios, luego cmo base y/o alternativa al trabajo asalariado en la haciendo y por fin, como la Mita o “turno”, como protección frente a la tendencia a constituirse en un indefenso peonaje por deudas. Basado en la propia estructura de los calpulli indios, el Resguardo fue, según O. Paz, “una institución económica, política, social y religiosa (…que) durante el período colonial logra convivir con otras formas de propiedad gracias a la naturaleza del mundo fundado por los españoles: un orden natural que admitía diversas concepciones de la propiedad, tanto como cobijaba una pluralidad de razas, castas y clases” 6. Y es que las Leyes de Indias fueron tal vez las primeras leyes antirracistas de la Historia7 que, además, permitieron que una gran parte de las tierras americanas quedaran en manos de los indígenas hasta el siglo XIX8.

¿Conclusión? Los españoles cometieron excesos e injusticias muy reprobables en America. Pero la labor civilizadora y evangelizadora no tuvo parangón en su época. Frente al posterior colonialismo inglés, el español fue un colonialismo que puede juzgarse negativamente con los parámetros ético-políticos actuales, pero que contextualizado en su época fue un colonialismo humanista, integrador y multirracial (no por parte de algunes conquistadores, por supuesto). Pero es que, además, España fue la única potencia colonial que se cuestionó seriamente la legitimidad moral de la colonización, mostrando una preocupación ética sin precedentes, denunciando las propias injusticias que cometían los mismos españoles9. Los españoles debemos enfrentarnos a nuestra Leyenda Negra como lo que es: una leyenda. Y sólo reflexionando profundamente sobre nuestro pasado imperial, podremos reconciliarnos con nosotros mismos.

1 Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, P 58
2 Xavier Rubert de Ventós (1987) El laberinto de la Hispanidad, Barcelona, Ed. Planeta, P 22)
3 Además de las citas que ofreceremos, ver Julián Marías (1985) España inteligible, Madrid, Ed Alianza, pp 170-181
4 Rubert de Ventós, op citada, P 32
5 Ibidem, pp 32-33
6 Ibidem, pp 39-40
7 Joseph Pérez (2009) La leyenda negra, Ed. Gadir, pp 104-116 y Ramiro de Maeztu (1938) Defensa de la Hispanidad, Valladolid, pp 115-150
8 Rubert de Ventós, op citada, P 126
9 José Luis Abellán (1996) Historia del pensamiento español, Madrid, Ed Espasa, pp 183-196


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada